16.11.15

THANKS APPLE


Si hay algo de mi trabajo que me apasiona es cuando el cliente está abierto a nuevas propuestas.
Siempre me ha gustado decorar con frutas, y no, no me refiero a hacer cisnes con un melón o peces con una piña ;)

Hace un año, durante un rodaje tuve un "pequeño problema" con los arreglos florales y no llegaron. La tensión de los rodajes es similar a la de los eventos, son pequeños segundos en los que hay que salvar la situación y los recursos son los que tengas en 2 minutos de distancia. Ese día la salvación fueron manzanas ( era un rodaje de cocina), y desde entonces muchos clientes me piden arreglos con frutas de temporada.

Hoy, algunas imágenes de inspiración por si os animáis  a hacer vuestros propios centros o coronas.
"Low cost idea"
















4.11.15

SWEET AND SIMPLY

Mi " Grey Obsession" algún día caducará, lo sé.

Mientras ese día llega, sigo embobada con espacios como este. Una granja sueca convertida en una acogedor hogar en el que el gris y el blanco son protagonistas a partes iguales.

Aunque en un principio la idea de darle importancia al blanco no sedujo a los propietarios por miedo a darle un aspecto frío, las dimensiones del inmueble disiparon las dudas.

La calidez la aportan diferentes texturas , plantas naturales y la madera.

¿El resto?  Sweet and Simply.

Pasen y vean....







Pics by: Made in persbo

2.11.15

AUSENCIAS 1 - REBECA 0

Mis ausencias siempre tienen un motivo, que no una justificación.

Muchas veces he hecho la promesa de bajar el ritmo y tomarme las cosas con más calma, pero es justo al acabar de pronunciar esas palabra, cuando llega EL PROYECTO.
Ese que me apasiona y me hace sentir mariposas en el estómago, ese que me roba horas de sueño y me pinta ojeras infinitas, ese. Ese que también me hace agradecer el día que decidí tomar las riendas de mi vida profesional.

Os mentiría si os dijese que la vida de autónomo es idílica. Sí, tenemos un Martes libre para pasear mientras las oficinas están llenas y hay espacio en cualquier terraza al sol para tomar tranquilamente un café por la mañana. Sí esos Martes existen. Y existe también la posibilidad de trabajar desde Madrid o Barcelona, incluso desde Panticosa si la conexión de Internet no me falla ;)
Pero el horario pasa de las 8 horas a las 18 sin darte cuenta, los Domingos son festivos que no siempre van pintados de rojos en tu calendario, y tienes al jefe más exigente del mundo, tú mismo.

Por lo general tengo más cosas en la cabeza de las que te soy capaz de hacer y eso me hace vivir en un continuo encaje de bolillos de horarios. Durante dos años me olvidé de dormir, y así mi día pasaba a tener 22 horas útiles, hasta que la salud me dio un grito ( supongo que me lo había intentado decir de muchas maneras y en muchos tonos diferentes, pero yo miraba para otro lado) hasta que una  mañana me desperté y no oía nada. Nada. Un leve sonido parecido al de mi despertador se mezclaba con un zumbido permanente que me volvía loca. Pasaron más de 48 horas hasta que fui al médico y el diagnostico fue que había perdido cerca del 80% de audición en el oído derecho por una vasculitis, producida seguramente por el estrés. Después de eso, un chute de cortisona y la promesa de hacer reposo absoluto.
Ajá, reposo abso qué? Cumplí la promesa una semana, dos tal vez. Y en los términos que yo comprendía por absoluto, que era seguir con mi vida, exceptuando despertarme a las 5.50 para correr.
A los tres meses ingresaba en urgencias con un cuadro complicado de pielonefritis que me hizo pasar la Navidad en el hospital, donde en lugar de calcetines y estrellas, lo único que colgaba de mi cama eran goteros. 
Supongo que frené porque el cuerpo no daba para más, más que por voluntad propia. Fue imposible volver a la rutina, lo intenté, pero esta vez perdí la batalla.
Pasaron las semanas y descubrí el placer de ir a contra reloj pero saboreando el proyecto.
Empecé a valorar el fin de semana como dos días de desconexión ( todo lo que alguien como yo puede desconectar del trabajo), al menos, saqué la cabeza del ordenador y empecé a caminar despacio. A pasear y no correr. A dormir, a despertarme y desayunar con calma, sin esa sensación de llegar tarde a todo. 
Y en ese camino nuevo para mí, llegó Maua Studio. Un nuevo estudio de arquitectura y diseño de interiores. Mi Estudio.
No tiene web, y sí, la tengo que hacer, pero no dejo de dormir por hacerla.
En este tiempo de ausencia del blog, ha nacido el Estudio, hemos hecho cosas chulísimas con Lemon Tree y hemos acabado colección de Maua Deco. Ha habido tiempo para todo, en otro ritmo, pero para todo. He aprendido a vivir en este nuevo ritmo y creo que a un año de mi primer susto, la nota es que puedo mejorar pero que progreso adecuadamente.

El blog ha salido perjudicado en este cambio, pero ahora lo retomo. No serán 7 post a la semana, voy a intentarlo con dos semanales y veremos si podemos ir aumentando.


Y como aquí hablamos de Deco muchas veces, os dejo una foto del primer proyecto de Maua Studio.
En próximos post iremos desgranando el proceso de esta farmacia que nos ha robado el corazón y que es nuestra carta de presentación. ( Espero que os guste tanto como a nosotros)